Economia

publicidad
22 de abril de 2013 • 13:49

Conozca la curiosa campaña publicitaria de Cusqueña y el eco que tuvo en la población

Lo que hace que estas campañas sean exitosas y tengan un impacto positivo en la gente es el componente emocional que poseen y los insights que manejan.
Foto: Difusión
 

Hace unas semanas, las calles de Lima se vieron invadidas por vallas publicitarias que mostraban estadísticas obtenidas gracias a estudios de Ipsos Perú. Algunos de los mensajes mostrados eran los siguientes:- El 85% de los profesionales exitosos revisan sus mails de trabajo durante sus vacaciones.- El 69% de los profesionales exitosos no pasa el tiempo que quisiera con su familia.Estos mensajes generaron reacciones diversas entre la gente, destacando mayormente, la indignación por aquellas estadísticas: "Es decir, para ser exitoso, ¿uno se debe olvidar de su vida personal y poner el trabajo por sobre todas las cosas?", "Si una persona no forma parte de este grupo, ¿quiere decir que no es realmente exitosa?".Muchos se preguntaban el por qué de estos mensajes, qué buscaban generar, su razón de ser. Luego de unas semanas, se develó la campaña que había detrás.Ahora, en lugar de los mensajes que desmotivaron a más de una persona, como el que decía que el 85% de los "Profesionales Exitosos" revisan su correo de trabajo durante sus vacaciones, la marca Cusqueña salió al frente para señalar que un "Exitoso de Verdad", no trabaja durante sus vacaciones.Las reacciones no se hicieron esperar y al fin todo tenía sentido. Ambas etapas generaron resultados diversos como la bulla (la gente habló, se indignó, manifestó su opinión y tomó una postura frente a las estadísticas de Ipsos) y la reflexión (al ver la develación de la campaña, los que se sintieron impactados por los mensajes, probablemente habían reflexionado sobre su propia vida profesional. Y, obviamente, siguen hablando, dando sus opiniones).De este modo, pudo comprobarse que la campaña estuvo planeada desde un inicio, entre Ipsos y Cusqueña, generando un resultado potente en base a la intriga, conversación de la audiencia y sorpresa. Asimismo, Ipsos sacó sus estadísticas y Cusqueña se colgó de ellos para aprovechar una campaña que podría resultar interesante, dándole vuelta al concepto de "éxito".En realidad, lo más probable es que el primer caso sea lo que verdaderamente ocurrió, un caso de co-branding que sigue la tendencia de campañas de intriga, como el caso Pandora, de Techo, en la cual se buscó generar indignación de la gente para llamar a la reflexión y darles luego el verdadero mensaje, logrando un mayor impacto en ellos, para llamar a la acción.Al final, lo que hace que estas campañas sean exitosas y tengan un impacto positivo en la gente es el componente emocional que poseen y los insightsque manejan.

Terra